Nuestro enfoque

Definimos nuestra práctica como un humanismo espacial integral. Desde el sentido social y humano de nuestra profesión, proponemos una arquitectura integral y multiescalar con alma que atiende a la complejidad en cada intervención.

Humanismo ‹ética y función social›

Partiendo de nuestro sentido humano y ética profesional, proponemos intervenciones con un impacto transformador en la vida de las personas y en el uso, la disposición, las jerarquías y relaciones del espacio construido.

d3054.jpg

Espacial
‹arquitectura con alma›

Diseñamos en distintas escalas y ámbitos pensando la arquitectura como una experiencia interior y exterior, para responder a las diversas necesidades y aspiraciones de individuos, organizaciones y comunidades, creando referentes de importancia en la vida social.

D1214.jpg

Integral ‹atendiendo
a la complejidad›

Entendemos cada proyecto como un proceso holístico e inclusivo, que se inscribe e incide en las dinámicas complejas de territorios, espacios y lugares, contribuyendo a la sostenibilidad social y ambiental del hábitat.

¿Cómo lo hacemos?

Creemos que el adecuado proceso urbano y regional nunca saldrá de la pluma y el genio de un individuo o de un pequeño equipo de arquitectos o urbanistas inspirados, sino de coaliciones y concertaciones amplias entre actores públicos, privados y las comunidades.
Por eso, vemos también nuestro oficio como el arte de encajar nuestras contribuciones dentro del todo que es la forma colectiva.

Hitos

Nuestro enfoque y metodología han sido el resultado de 25 años de trabajo, en los que hemos participado en múltiples proyectos. Cada uno de ellos ha contribuido con aprendizajes y hallazgos para perfeccionar los conceptos y el proceso que hoy nos define como arquitectos, viviendistas, habitacultores, urbanistas e investigadores y también, académicos. Profundiza en nuestra historia a través de algunos de nuestros proyectos más representativos.

d3688.jpg